Como es habitual y de forma desinteresada por parte de la fuerza, los uniformados colaboraron con un merendero en el último día del año.