El 1° de octubre de 2018, el Gobierno de San Luis puso en marcha esta modalidad educativa, con el objetivo de garantizar el derecho a la educación de niñas, niños y adolescentes del interior provincial.