El gobernador Alberto Rodríguez Saá acompañó a las más de seis mil personas que disfrutaron del fenómeno que sucede cada 350 años. Fue una fiesta para un espectáculo único e inolvidable.