Se trata de 40 barrios construidos en décadas anteriores en terrenos que no se encontraban registrados a nombre del Gobierno de la Provincia, provocando así la imposibilidad de acceder al beneficio de la escrituración gratuita de las viviendas canceladas.