El obispo de la diócesis de San Luis, Pedro Martínez, ofició la misa que fue transmitida en vivo por televisión, radio e internet a miles de fieles de todo el país. La parroquia permaneció cerrada y no se permitió la presencia de peregrinos a lo largo de toda la festividad a raíz de la pandemia de coronavirus que sacude a todo el planeta.