La medida fue adoptada por el jefe de la Policía provincial, Fabricio Portela, y es de una de las primeras del recientemente designado responsable de la fuerza pública.