Como todos los años, el complejo de grabación musical, destacado por ser uno de los mejores de Latinoamérica, abrió sus puertas para que la comunidad tenga la posibilidad de participar en talleres de canto, guitarra, composición musical, piano, teatro, producción musical y reiki, entre otros.