La banda cuyana de rock grabó su cuarto disco en los estudios más grandes de Latinoamérica.