La acción del Gobierno de San Luis constó de la perforación de un nuevo pozo, la colocación de una bomba y puesta en valor de la antigua planta.