Es un trabajo conjunto entre los ministerios de Educación y Desarrollo Social, con el objetivo de acondicionar los establecimientos educativos de gestión estatal antes del inicio del ciclo lectivo 2019.