En un acto donde primaron las emociones, el gobernador Alberto Rodríguez Saá junto a la comunidad en general brindaron un profundo y merecido homenaje a quienes con amor y dedicación cumplen a diario con la noble tarea de educar y formar a los niños, adolescentes y jóvenes de toda la provincia.