El Gobierno, a través de San Luis Agua, desarrolla la política hídrica del agua subterránea, efectuando todos los controles, monitoreos y habilitaciones administrativas de las perforaciones existentes en la provincia, de donde se sirven nuestros usuarios.