Un equipo interministerial, formado por decisión del gobernador Alberto Rodríguez Saá, relevará los 460 edificios escolares de toda la provincia para prevenir potenciales inconvenientes que pongan en riesgo la vida e integridad física de cada comunidad educativa. Se suma a la tarea habitual de Infraestructura Escolar.