Son maestros del establecimiento educativo al que asisten chicos involucrados en denuncias por abuso. El objetivo fue acordar acciones para garantizar el derecho a la educación de los alumnos y permitir el cumplimiento de la orden de restricción emitida por la Justicia.