Los controles policiales tienen por objeto el ordenamiento del tránsito vehicular y el cumplimiento de las normativas vigentes.