La competencia, organizada por el Club Proam Ciclismo Argentino, fue fiscalizada por la Federación Ciclística Sanluiseña y contó con el apoyo del Programa Deportes y la Secretaría de Medio Ambiente.