Se trata de cuatro islas con arena y palmeras que fueron incorporadas y distribuidas a lo largo del predio. Los nuevos espacios invitan al disfrute de los turistas y los sanluiseños. Los espejos, en poco tiempo, se han convertido también en el lugar preferido de las familias de esta ciudad.