El Gobierno de San Luis cierra preventivamente 8 cruces fronterizos, mientras que otros 6 seguirán abiertos pero con ciertos protocolos a cumplir para quien quiera ingresar a la provincia.