Aquellos clubes que tengan un puerto de estas características podrán completar el “Registro de establecimientos náuticos” para solicitar la autorización y abrir sus puertas a los socios para que bajen las embarcaciones.