Tras una larga lucha, el Máximo Tribunal le dio la razón a la Provincia en la causa que originó en 2015, en la que San Luis reclamaba retenciones del 15% de ANSES y del 1,9% por parte de AFIP. Son $15 mil millones discriminados en $11.500 millones del primer organismo y $3.500 del ente recaudador.