El Hospital de Buena Esperanza recibió una silla de ruedas y un electrocardiógrafo; y en Nueva Galia se entregaron una lámpara kinésica más bulbo UV y una unidad de diagnóstico modular (otoscopio, oftalmoscopio, termómetro digital, tensiómetros más mangas pediátrica y para obeso). Todo el equipamiento entregado, significó una inversión de $271.712.83.