Los equipos fueron provistos sin cargo por el Gobierno provincial para mejorar la calidad de vida y fortalecer el arraigo de los pobladores de bajos recursos que residen alejados de la red eléctrica.