Los beneficiarios, identificados en relevamientos realizados previamente por la cartera productiva, recibieron un certificado que los hace acreedores de una heladera solar, con las que podrán preservar alimentos y medicamentos.