Radicada hace treinta años, la fábrica Navegante compró dos máquinas chinas para aumentar su producción y sumar 60 nuevos empleos.