El diseño que rodea la ciudad tiene una extensión de 16 kilómetros y 30 metros de ancho, con espacios libres de vegetación frondosa, generando un mejor acceso para los bomberos voluntarios y brigadistas.