Se trata de un aporte no reintegrable por $741.892, obtenido a través de la Ley Caprina y gestionado por el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción. El beneficio alcanzará a 46 familias de productores caprinos.