Eduardo Riveros, jefe de la planta que funciona dentro de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), detalló que esta diferencia se dio desde que la gestión del gobernador, Alberto Rodríguez Saá, recuperó el control del complejo.