En la mañana del martes, el paisaje del El Durazno, Estancia Grande y Potrero de los Funes se vistió de blanco.