Llevaron ruanas, pashminas, mantas y ponchos hechos con lana de oveja, llama, cabra mohair y guanaco, todas teñidas con pigmentos naturales del monte puntano.